De cómo el ejercicio nos moldea, no sólo el cuerpo

Ya en las antiguas Grecia y Roma se conocía como el ejercicio físico tenía una enorme importancia en el mantenimiento de una adecuada salud tanto física como psicológica. No en vano, la célebre cita romana “mens sana in corpore sano” ilustraba de modo muy gráfico mencionada relevancia.

La intervención protectora de la práctica deportiva en la prevención de ciertas enfermedades como son la hipertensión, la diabetes, la obesidad, etc. está en la actualidad sobradamente comprobada y nadie parece ponerla en duda. También parece no cuestionarse ya en nuestros días el aumento de serotonina estimulado con la realización de ejercicio (ese incremento de serotonina se ha asociado a la reducción de síntomas depresivos y de ansiedad). No obstante, en lo relativo al papel favorable que pudiera ejercer el ejercicio sobre el resto de funciones psíquicas y psicológicas de los seres humanos, su demostración científica ha sido bastante más reciente, tal vez por la necesidad de contar con sofisticadas técnicas de neuroimagen -con las que sí contamos ahora- para llegar a conclusiones claras que apoyaran científicamente esta asociación favorable entre deporte y cerebro.

Por ello, en los últimos años es cuando se han incrementado notablemente los estudios que versan sobre el efecto que provoca la práctica habitual de actividad física en el funcionamiento cerebral. De este modo, según algunas de estas investigaciones, el ejercicio posee capacidad para actuar como factor preventivo frente a enfermedades cerebrales que cursan de forma general con un deterioro cognoscitivo (por ejemplo, patologías neurodegenerativas tales como el Alzheimer). Asimismo, estos mismos estudios han demostrado el retardo en la pérdida intelectual debida al envejecimiento normal en población sana deportista.

Parece ser que los mayores beneficios en lo referente a las funciones cerebrales se han obtenido con entrenamientos aeróbicos de intensidad moderada, duración en torno a los 30 minutos y con frecuencias de repetición entre 3 y 5 sesiones a la semana.

Por otro lado, es esencial señalar que ha sido en todas las edades (niños y adultos), donde este tipo de práctica deportiva ha provocado beneficios psíquicos y psicológicos, centrados en el funcionamiento ejecutivo de los individuos, su velocidad de procesamiento cerebral y su atención. A este último respecto es interesantísimo observar de qué forma se refuerzan con el deporte las conexiones inhibitorias de las interferencias que causan la pérdida de atención y la desconcentración. Según esto, el deporte favorecería la capacidad de concentración efectiva. En los niños se han evidenciado mejorías en materias académicas concretas como son la aritmética y la lecto-escritura. En adultos, se ha comprobado una asociación significativa estadísticamente entre la práctica deportiva a largo plazo y una mayor densidad de materia gris en la corteza cerebral prefrontal, la cual se relaciona con la planificación y ejecución motora compleja, es decir, el deporte transformaría positivamente las conexiones y estructuras del sistema nervioso central de manera muy evidente. Los mecanismos neurobiológicos que servirían de explicación a estos hallazgos estarían vinculados a la producción de factores tróficos de forma más potente en individuos deportistas. Dichos factores tróficos aumentarían la plasticidad en las redes sinápticas entre neurona y neurona y contribuirían en una mayor supervivencia y crecimiento de las mismas. Es impresionante, en relación a esto último, apreciar el aumento de volumen encontrado en el hipocampo de aquellas personas que practican ejercicio aeróbico asiduamente (recordar que el hipocampo constituye un área cerebral con competencias muy importantes vinculadas a la memoria a largo plazo y el aprendizaje).

Por último, subrayar como los cambios cognoscitivos logrados por el ejercicio aeróbico practicado frecuentemente se vinculan a una elevación en la neuro-eficiencia de los seres humanos. Esta neuro-eficiencia sugiere la existencia de un ahorro energético por parte de las neuronas, con lo que se sabe que los individuos que contaran con esta neuro-eficiencia requerirían la activación de menos recursos cerebrales para realizar las mismas actividades físicas e intelectuales, traduciéndose todo ello en una mayor capacidad de funcionamiento mental de manera simultánea y en la capacidad de resolver problemas complejos más rápidamente.

No tenemos excusa ya para empezar/continuar haciendo ejercicio: nuestras neuronas, igual que nuestros cuádriceps, nos piden a gritos su necesidad imperiosa de estar/mantenerse en forma.

 

 

Compartir esto
  • Sin categoría

    El club de los cansacuerpos

    EL CLUB DE LOS CANSACUERPOS Mojacar 13 de agosto de 2019. Durante el ocio estival he podido refrendar como algunos de ...
  • Poesía Revista nª XXII

    Tambores

    Lejanos escuchamos los tambores que anuncian la catarsis. A hombros de gigantes transportados, a trancos sobrehumanos avanzan, avanzan contra el mundo. ...
  • Poesía Revista nª XXII

    La corza

      No sé si sabes que cuando erré la suma, saltó una corza en la ladera, nublando mi mirada para siempre. ...
  • Poesía Revista nª XXII

    Suicidas

    Como cuando sólo volaban los suicidas pero tus ojos eran alas incrustadas en mi espalda con un batido de plumas que ...
  • I Concurso Literario Poesía Revista nª XXII

    Terapias

    En el impasse menudo de tu risa donde el aleteo de tus ojos hiere de muerte al llanto. El hálito de ...
  • Poesía Revista nª XXII

    UNBIRTHDAY

    Al otro lado, las letras de mi tatuaje se mezclan y diluyen y forman un verso tuyo. Al otro lado, el ...
Cargar más publicaciones relacionadas
Cargar más publicaciones de Lucía
Cargar más en Otros géneros

Dejar una respuesta

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Puede interesarte...

Manuel y Emma

Siempre supe que el cansancio de verdad viene ...

Buscador

Ediciones de Revistas