Es otoño…sueña

Sobre un lodazal mullido encuentra el descanso a esa hora malva que marca el cansancio pesado de una huida demasiado larga. Su artillería, insignificantemente ligera, se muestra podrida por la reumática humedad. Debería / podría pasar a la ofensiva, sólo en teoría, superado el ocre de hojas muertas sobre el lecho de barro. Poco peso aparente sobre su cuerpo. Otra bomba más en sus oídos mientras duerme vigilante. Debería / podría despertarse y levantar su paso, correr más lejos, salvarse. Sólo en teoría. Es otoño (sueña). Se congela –y esto parece real-. Está naciendo (sueña otra vez). Es tan joven como Adán; no podría serlo más. Del barro renace (mero sueño, insisto; ella lo sabe también). Ha espantado la desilusión y, en consecuencia -es inmediato el efecto- su leche materna fluye de nuevo desde sus senos colmados de arañazos… Sonríe en sus brazos, de repente.

Compartir esto
Cargar más publicaciones relacionadas
Cargar más publicaciones de Lucía
Cargar más en Cuento / Microrrelato

Dejar una respuesta

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Puede interesarte...

De cómo el ejercicio nos moldea, no sólo el cuerpo

Ya en las antiguas Grecia y Roma se ...

Buscador

Ediciones de Revistas