LA CANCION DEL COLA-CAO Y LAS LEONAS DEL CONGRESO.

 

Sé que este escrito probablemente puede generar salpullidos en algunos seguidores de lo políticamente correcto. Confieso estar harto de que me condicionen lo que tengo que pensar, como lo tengo que pensar, lo que me debe gustar, lo que no me debe gustar, como debo expresarme y por supuesto como debo procesar los acontecimientos históricos bajo el prisma del oficialismo “buenista”,falsamente “progresista”, y falsamente “feminista”, que se está imponiendo tanto en los partidos de izquierdas como en los de derechas acomplejadas que están consiguiendo que los  votantes de partidos extremistas aumenten de forma exponencial en toda Europa. Pero como es posible que anuncios tan tradicionales como el del Cola-cao puedan ser motivo de denuncias por Xenofobia, Tal hecho ha conseguido que la propia empresa se avergüence del anuncio más emblemático y eficaz de toda su historia. Pero como hace bastante tiempo que no se difunde y atendiendo a los más jóvenes, me gustaría reproducir la letra del anuncio tradicional que dice así:

“Yo soy aquel negrito

del África tropical

que cultivando cantaba

la canción del Cola- Cao

y como verán ustedes

les voy a relatar

las múltiples cualidades

de este producto sin par.

Es el Cola- Cao desayuno y merienda,

es el Cola- Cao desayuno y merienda ideal, Cola- Cao.

Lo toma el futbolista para entrar goles,

también lo toman los buenos nadadores,

si lo toma el ciclista se hace el amo de la pista

y si es el boxeador golpea que es un primor.”

Pues bien, lo primero antes de que me tachen de “facha total” quiero hacer una declaración de principios que (sin mentir como otros) me gustaría hacer esto públicamente para evitar malos entendidos derivados de los “mal pensantes” que circulan sin piedad por nuestras anchas e indiscriminadas redes sociales digitales. Así, creo que ninguna raza es superior a otra, ni el género sea el que sea, puede condicionar la valía de cualquier ser humano. Los negros son negros y no tienen por qué sentirse discriminados cuando se les llama negros, para mí la estupidez humana no tiene límites los degrada realmente cuando les llama “de color”, parece que fueran azules o quizá de color “verde marciano”. El empleo del diminutivo “negrito” que ha sido calificado de xenófobo, sí lo contextualizamos con la época en que fue emitido, más que connotaciones xenófobas tenía un fin cariñoso. ¿Qué hubiera pasado si el anuncio hubiera dicho yo soy aquel “blanquito” del norte europeo que sin desmayo pescaba los bacalaos de Islandia? Probablemente nada. En este sentido, hace poco paseando junto a la orilla de lago del Retiro, tuve la ocasión de presenciar la actuación de un personaje absolutamente extraordinario. Se trataba de un mago negro de origen cubano, que presumía de ser “Un mago negro en Madrid”. Pude observar como gritaba y solicitaba la atención de todo el que pasaba junto a él, sin que al principio sus esfuerzos consiguieran la atención requerida. Pero era un tipo curtido, impermeable al desaliento, que continuó provocando a todo el que pasaba, con frases tan divertidas como cuando anunció que iba a tener que “instalar un semáforo” para que la gente se parara y le hiciera caso. Por fin un pequeño grupo atendió sus demandas. Pero el tipo era realmente bueno y sus trucos mágicos comenzaron a imponerse “in-crescendo” de forma que los viandantes fueron formando un circulo que superaba con creces las cincuenta personas, que terminaron aplaudiendo, no solo su excelente magia, sino sobre todo su excepcional e inteligente sentido del humor, lleno de dobles sentidos, capaz de reírse de sí mismo, y de todos los que le rodeábamos independientemente de nuestro origen, raza, edad o aspecto. En definitiva, un ser humano que rezumaba libertad por todos sus poros. No necesitó decir abiertamente que sus orígenes partían de una cuba “castrista” en la que los hambrientos de libertad han venido siendo considerados disidentes y por tanto a perseguir. Raul Camagüey, tuvo que emigrar al mundo en busca de una anhelada libertad, que hasta la fecha parece haber encontrado en España. No creo que este mago negro tenga ningún problema con la “canción del Cola- cao” y en caso que se entere del cambio “políticamente correcto” y “buenista” de la letra, adoptado por la empresa probablemente optará por incorporarlo a su rutina de chistes más exitosos.

Al regreso de mi paseo, utilizando de forma acompasada la bipedestación, tras superar y evitar felinamente la embestida de bicicletas, patinetes, monociclos eléctricos, y algún que otro vehículo ecológicamente protegido, conseguí llegar frente a la fachada del congreso de los diputados y diputadas. No pude evitar mirar con cierta ternura los dos leones de bronce que desde1872, en recuerdo de los héroes del dos de mayo (Daoiz y Velarde) adornan la ilustre fachada (perdón por lo de facha). Mis pensamientos en soledad me llevaron a reflexionar, sobre cómo estos “adalides y adalidas” de lo que se debe hacer podrían quedar plenamente satisfechos en sus inacabables y a veces disparatadas reivindicaciones de lo “políticamente correcto”. En cualquier momento propondrán que, en vez de dos leones, uno de ellos sea sustituido por una leona. A fin de cuentas, la especie leonina sobrevive y se reproduce gracias a la caza de todo tipo de bichos mientras los leones dormitan perezosamente. Llegados a este punto, y basados/as en lo anterior, podría quedar mejor sustituir a los dos leones por dos leonas. Pero la mera sustitución podría no bastar con lo que la modificación capilar de las estatuas quitándoles su pretenciosa melena, mejoraría el mensaje igualitario. Aunque tampoco quedaría del todo mal conservar un león poner una leona en el otro lado   y en el centro puede ponerse una estatua a “Rodolfo” el león de la ventrílocua Mari Carmen, con lo cual casi todos los géneros se verían perfectamente representados.

Llegados a este punto y volviendo al anuncio renovado del “Cola Cao”, la nueva letra que sustituirá a la clásica. Dice así:

“Hay cosas que nunca cambian,

que siempre serán igual,

con leche cada mañana

y con cacao natural.

No hay nada que mole tanto

y nada sabe mejor

prepáralo como quieras

como el tuyo no hay dos.

 Es el Cola-Cao, desayuno y merienda.

Es el Cola-Cao, tómate un grumito de felicidad, Cola-Cao.

Lo toman futbolistas y nadadoras,

grandes artistas y supercampeonas.

Después de una carrera, cada cual, a su manera,

prepárate un buen tazón de grumitos y de ilusión.

Es el Cola-Cao, desayuno y merienda.

Es el Cola-Cao, tómate un grumito de felicidad, ColaCao”

 

A mi entender, la letra una vez oída y sobre todo vista en el video promocional puede resultar muy agradable, en un análisis simplista de la misma. Pero si revisamos algunas de sus estrofas la cosa no se sostiene tan fácilmente. “Hay cosas que nunca cambian”. Pero si han cambiado totalmente la letra como pueden decir eso. “Lo toman futbolistas y nadadoras” sí usted es nadador creo que debería abstenerse de probarlo pues el propio fabricante del producto solo lo promociona para el consumo de nadadoras. Cuando llegamos a que lo toman “grandes artistas y supercampeonas” nos hace pensar que ni Nadal ni Pau Gasol, están invitados al consumo de tan colosal producto.

En fin, queridos y queridas fabricantes del Cola-Cao, como se puede renunciar a los propios orígenes de una letra tan entrañable, que ha sobrevivido a varias generaciones. Yo era un consumidor habitual de su producto, pero tras ver este cambio para no cambiar, creo que me paso al té con una nube de leche, por si tengo que emigrar a la pérfida Albión, que a través del “Brexit” se ha escapado de la Europa bien-pensante y ecológicamente sostenible.

 

 

 

 

 

Compartir esto
  • Poesía REVISTA nº XXIII

    Herencia

    Herencia (Por Charlientius)   Eso de querer llegar a algo… Eso de creerse capaz… Eso de querer ser tú, todo se ...
  • Poesía REVISTA nº XXIII

    Compras

    Hoy no vamos de compras. La proclama va de plaza en plaza, de heraldo a heraldo, de mar a mar. Tantos ...
  • Poesía REVISTA nº XXIII

    El crespón del mar.

    Combaten las olas en celo lejanas, ajenas al rumbo, aullándose en sal al lucero, derramando espuma y acero. En garbo modo ...
  • Poesía REVISTA nº XXIII

    La chica del paraguas transparente

    Aún recuerdo cuando te conocí. Yo corría contra la lluvia, con prisa, empapado. Ajeno a todos. Nadie me importaba. Y a ...
  • Poesía REVISTA nº XXIII

    Poema «Instantes»

    Era un momento como cualquier otro. Brillaba el mismo sol de siempre, el ruido de los coches sonaba de fondo, también ...
  • Poesía REVISTA nº XXIII

    Pensares

    ¡Cuando ella ya no está !….Sin dudas..mi cuerpo se desvanece, extraña su ausencia…¡arde mi piel sin sus caricias !…late mi triste ...
Cargar más publicaciones relacionadas
Cargar más publicaciones de José Santos Carrillo
Cargar más en Pensamiento

Dejar una respuesta

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Puede interesarte...

El club de los cansacuerpos

EL CLUB DE LOS CANSACUERPOS Mojacar 13 de ...

Buscador

Ediciones de Revistas