Agua, áspero y distante

Las paredes eran verde lima, el techo alto, cubierto por hojas de palmera. No había puertas cerradas y la ducha era exterior. Salí a la terraza y un loro rojo susurró algo que no entendí. Sí, se asemejaba bastante a la idea que teníamos en Inglaterra de paraíso. Desde el porche delantero se podía apreciar el volcán y la vegetación de la pequeña selva que teníamos delante. Había también una bañera de madera observando las vistas. El ayudante de Yanin se despidió dejándonos a solas en la habitación. María se tumbó en la cama a leer una revista que había traído consigo desde Londres, pero yo no me lo pensé dos veces, me puse el bañador y abrí el grifo del jacuzzi exterior para darme un baño relajado.

Conocí a María hace seis meses en la oficina, al principio me pareció una tía majísima. Simpática, abierta y activa, pero es esa clase de personas con las que te generas una expectativas tan altas, que a medida que las vas conociendo a fondo se derrumban inevitablemente. Las expectativas están hechas de papel maché, no aguantan el ritmo que lleva la vida y acaban hechas jirones en el suelo de la memoria. Ahora me resultaba áspera, distante y egocéntrica. Pero seguramente, tampoco seré justo al describirla, son dexpectativas. Al fin y al cabo, solo la conozco del trabajo.

Cuando la bañera estuvo llena me introduje con cuidado, el agua estaba ardiendo, pero me ayudo a destensar los músculos. Maldije el minúsculo avión en el que habíamos venido, nueve horas de vuelo embutido como una morcilla entre una señora que roncaba y María, que no apagó la luz ni un solo segundo para poder leer. No podía ni levantarme a mear sin restregarme antes con la narcótica anciana, que tras tomarse tres tranquilizantes al despegar tampoco levantó el párpado hasta que llegamos a Costa Rica.

Y ahora tenía que pasar diez días con ella, compartiendo habitación, acabando un proyecto crucial para el trabajo y creo que el viaje fue tan solo un piscolabis amargo antes de la fría cena que se iba a servir.

Compartir esto
  • Poesía REVISTA nº XXIII

    Herencia

    Herencia (Por Charlientius)   Eso de querer llegar a algo… Eso de creerse capaz… Eso de querer ser tú, todo se ...
  • Poesía REVISTA nº XXIII

    Compras

    Hoy no vamos de compras. La proclama va de plaza en plaza, de heraldo a heraldo, de mar a mar. Tantos ...
  • Poesía REVISTA nº XXIII

    El crespón del mar.

    Combaten las olas en celo lejanas, ajenas al rumbo, aullándose en sal al lucero, derramando espuma y acero. En garbo modo ...
  • Poesía REVISTA nº XXIII

    La chica del paraguas transparente

    Aún recuerdo cuando te conocí. Yo corría contra la lluvia, con prisa, empapado. Ajeno a todos. Nadie me importaba. Y a ...
  • Poesía REVISTA nº XXIII

    Poema «Instantes»

    Era un momento como cualquier otro. Brillaba el mismo sol de siempre, el ruido de los coches sonaba de fondo, también ...
  • Poesía REVISTA nº XXIII

    Pensares

    ¡Cuando ella ya no está !….Sin dudas..mi cuerpo se desvanece, extraña su ausencia…¡arde mi piel sin sus caricias !…late mi triste ...
Cargar más publicaciones relacionadas
Cargar más publicaciones de Grula
Cargar más en Cuento / Microrrelato

Dejar una respuesta

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Puede interesarte...

En un barrio madrileño

Don Anselmo había sido cliente toda la vida ...

Buscador

Ediciones de Revistas