Reflexiones nocturnas

Creo en las piedras viejas, en los cuadros oscuros y en los atardeceres sobre el mar. Creo que las personas pueden cambiar, que no todo el mundo es tan malo como cuenta, que el mundo puede ser un poquito mejor. Creo que viajar puede mejorar y moldear a la persona y aportarle más cultura; por eso, si alguien me pregunta por qué viajo, me encantaría poder responderles que sé que huyo, pero ignoro lo que busco.

Hay momentos en los que quieres respirar, que no te miren, no te pregunten, no te hablen, simplemente estar sentado en el suelo tranquilo y que esta sensación te haga viajar y explorar el centro de tu propio laberinto. La Naturaleza atrae a todos aquellos que se sienten asqueados o que están hartos del hombre y sus creaciones. Ésta no sólo ofrece una escapatoria de la sociedad sino que representa un escenario ideal para aquel individuo romántico que quiera practicar el culto del alma que con frecuencia lo caracteriza. Tolstoi tenía razón al decir que “la única felicidad segura en la vida es la de vivir para los demás”; vivir por y para ellos en su propio ambiente. La naturaleza no es el jardín de los hombres, es una esfera repleta de barrizales, vegetación y animales movidos por el instinto. Me gusta caminar por él con la cabeza gacha a modo de reverencia.

Una reciente expedición a África, personalmente, me ha enseñado que la aventura no es el viaje propiamente dicho, si no que comienza al llegar a casa. Me fascinan cosas que antes apenas percibía. Odio mil cosas más por el mero hecho de que a mí me sobre y a otros les falte tanto. Acostumbrada a la naturaleza, las calles son muy estrechas. Acostumbrada a la soledad del desierto, la gente de la ciudad de agobia. Acostumbrada al suelo, la cama me duele. Acostumbrada a pasar hambre, el exceso de comida me produce malestar. En general, después de haber probado el sabor, olor, color y amabilidad de África, me siento vacía. Debo llenar este vacío que han dejado niños, beréberes y sobretodo esas 152 huellas que por desierto me acompañaron; esas sonrisas perpetuas, y esas personas que espero nunca olvidar.
África, volveré.

reflexiones-nocturnas

Compartir esto
  • Poesía Revista nº XXIV

    Alumbramiento

    Sobre un mar de soledad y desamparo, sin olas ni recuerdos, antes que las primeras deidades conocidas habitaran un cosmos aún ...
  • Poesía Revista nº XXIV

    Adolescencia

    Anhelo de mil labios en mi estepa entornada, mi páramo estéril de sangre frustrada; y cuanta vida hubo, pétalo de feroz ...
  • Poesía Revista nº XXIV

    Rosales

    Se agitan los prados en la deshojada corona de nuestro antiguo rosal.   Y tu frente adamascada aglutina el infinito punto ...
  • Poesía Revista nº XXIV

    Mátame

    Por eso mátame ahora, mátame entera, sin piedad, sin pena, porque prefiero morir, desangrar lo que fui, sacrificar lo que soy, ...
  • Poesía Revista nº XXIV

    ¡Ya estás grande Maura!

      ¡Ya estás grande Maura! Ya tus pechos no son nuevos, y tu mirada de inocencia, no tiene casi nada. Tus ...
  • Poesía Revista nº XXIV

    Llorarle a las flores muertas

    Tengo la vida en pausa, ¿por qué no puedo gritar? Estoy tras una mampara de cristal agitando mis puños en gestos ...
Cargar más publicaciones relacionadas
  • Pensamiento Revista número VI

    Reflexiones nocturnas

    Creo en las piedras viejas, en los cuadros oscuros y en los atardeceres sobre el mar. Creo que las personas pueden ...
Cargar más publicaciones de Paula T
Cargar más en Pensamiento

Dejar una respuesta

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Buscador

Ediciones de Revistas