En tierra firme

Descolgando átomos de

Tierra fértil

con una nueva geometría

 

Estirando el paisaje

Alejado del polvo sin melodía

 

Se atrapa la luz del sol

Sin importar el equipaje pesado

 

a veces deformado por

los días

 

El viento lame las heridas

Que han quedado en las emociones fracturadas

 

No se renuncia

A las emanaciones de esta vibrante vida

 

Hay huellas de cosas bonitas por las que trabajaste

 

Niqueladas y doradas, cristalinas

 

Pequeños tiempos tienen

Huellas que no sucumbiste

 

Llevas la llave que hace que

Un momento puede ser una catedral,

 

Lleno de cristales de misericordia

 

 

 

Compartir esto
Cargar más publicaciones relacionadas
Cargar más publicaciones de Eduardo Escalante Gomez
Cargar más en Poesía

Dejar una respuesta

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Puede interesarte...

Tierra desgarrada

Tierra desgarrada (EN LA FRONTERA ENTRE GRECIA Y ...

Buscador

Ediciones de Revistas