Un efecto enigmático

Sus ojos estaban enardecidos por la emoción y la adrenalina, su cuerpo parecía flotar y despejar sobre una pista aérea. El éxtasis lo embriagaba con un esplendor especial, su mente divagaba en mundos extraños y desconocidos habitados por seres fantásticos y jocosos que se mofaban de él con una gracia luciferina. Su mirada desorbitada me divisaba con recelo, me observaba meticulosamente, como si no supiera quien era y se reía. Estaba segura de que esas carcajadas endemoniadas no eran por mi aspecto angelical, sino por el efecto de no sé qué.

Algunos seres lo señalaban y hacían juicios sin fundamento, pero a él parecían no importarle en absoluto. Las críticas de su comportamiento inmoral no cesaban y el continuaba riendo profusamente, todos lo miraban como si fuera un demente. Alguien se acercó a ese ser que extendía los brazos dando vueltas sobre sí, totalmente extasiado e inmensamente feliz, su voz no era la misma y de ella ya no emanaban palabras triviales sino poesía, que no era cualquier poesía, por fin aquel ser se atrevió a preguntarle ¿usted está loco?. El aludido solo se limitó a asentir y de pronto soltó una carcajada. Ellos lo miraban extrañados, con ojos prejuiciosos, algunos otros se reían de él como si fuera un paquidermo en un circo, pero estaba en un trance magnánimo, de pronto para sorpresa de los presentes, él emergió corriendo de entre la muchedumbre y empezó a saltar como un niño emocionado, descontrolado, intrigado y feliz que se alejaba poco a poco hasta que desapareció ante la mirada de los que aún lo observaban.

Compartir esto
  • Poesía Revista nº XXIV

    Alumbramiento

    Sobre un mar de soledad y desamparo, sin olas ni recuerdos, antes que las primeras deidades conocidas habitaran un cosmos aún ...
  • Poesía Revista nº XXIV

    Adolescencia

    Anhelo de mil labios en mi estepa entornada, mi páramo estéril de sangre frustrada; y cuanta vida hubo, pétalo de feroz ...
  • Poesía Revista nº XXIV

    Rosales

    Se agitan los prados en la deshojada corona de nuestro antiguo rosal.   Y tu frente adamascada aglutina el infinito punto ...
  • Poesía Revista nº XXIV

    Mátame

    Por eso mátame ahora, mátame entera, sin piedad, sin pena, porque prefiero morir, desangrar lo que fui, sacrificar lo que soy, ...
  • Poesía Revista nº XXIV

    ¡Ya estás grande Maura!

      ¡Ya estás grande Maura! Ya tus pechos no son nuevos, y tu mirada de inocencia, no tiene casi nada. Tus ...
  • Poesía Revista nº XXIV

    Llorarle a las flores muertas

    Tengo la vida en pausa, ¿por qué no puedo gritar? Estoy tras una mampara de cristal agitando mis puños en gestos ...
Cargar más publicaciones relacionadas
Cargar más publicaciones de Brenda Beltran
Cargar más en Cuento / Microrrelato

Dejar una respuesta

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Puede interesarte...

Nuestro silencio

Compartimos un silencio colosal, casi majestuoso. Los dos ...

Buscador

Ediciones de Revistas