Nuestro silencio

Compartimos un silencio colosal, casi majestuoso. Los dos comíamos helado y nos mirábamos a los ojos de vez en vez, sonreíamos ante un crepúsculo extrañamente hermoso y enigmático.

Mi mente era vacua, y puedo asegurar que la de él también. Alguien más podría pensar que no era así, que tal vez los dos divagamos en mundos diferentes, luminosos o sombríos, pero que nunca pertenecerían al mismo universo a pesar de tanta similitud y de la inexorable naturaleza que nos delataba.

Mis pensamientos eran nada y la nada se limitaba a ser ella misma, todo mi ser disfrutaba de un delicioso helado de Pay de limón en el que ni siquiera pensaba y fue en ese momento que me sentí dichosa y feliz.

Algunos mortales nos miraban, entre confundidos y ensimismados, como si fuéramos dos extraños seres, como si no perteneciéramos a su mundo y la verdad es que tenían razón. ¿Por qué tal extrañeza? No lo sé, pero especulo que todo se debió a la falta de palabras, letras, silabas y frases que para nosotros eran pulcros canticos que ambos compartíamos y escuchábamos, pero  que nadie más oía.

Compartir esto
Cargar más publicaciones relacionadas
Cargar más publicaciones de Brenda Beltran
Cargar más en Cuento / Microrrelato

Dejar una respuesta

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Puede interesarte...

Un efecto enigmático

Sus ojos estaban enardecidos por la emoción y ...

Buscador

Ediciones de Revistas