Si te vas

Si te vas, Pasión, pediré de mi agua sus venas
y desearé roja la noche negra que me traigas.
Así, abiertas quedarán las horas,
su tiempo expuesto a la cruenta aleación del recuerdo y sus desdobles.

Y no sabré, ya no podrás, callar la oscura voz de nuestros genes:
morir sin mí, muriendo entero, ser tú y morir entonces,
rota quimera de amantes ciegos.
Y no podré, no lo sabrás, vencer al lixiviado de gotas replicantes,
de telas arrasadas por el peso de la sal.

Entre el antes y el ahora, Dolor, aún todavía.

Pero te escucho, Sentimiento; y te entiendo, Corazón.
Para inventar su paso y extensiones, para tenerla,
huellas, sombras y pliegues en su ausencia.
Vuelva así la incongruencia y la quimera,
que habite, dolorosamente fresca,
en huecos libres de determinismo y desgarro, y allí… ¡y allí!,
su espacio entre sinapsis.

Muerto el todavía, Amor, abrázame luego.

Y si te vas… que te quedes.

Compartir esto
Cargar más publicaciones relacionadas
Cargar más publicaciones de Raskolnikoff
Cargar más en Poesía

Dejar una respuesta

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Puede interesarte...

Pintura y Medicina

Una reflexión para el análisis de la relación ...

Buscador

Ediciones de Revistas