inmigración

Esta misma mañana Jorge sale pronto de casa con rumbo al hospital para hacerse un análisis completo de sangre y orina («nunca en mis 35 años de vida me había hecho uno, a este ritmo el próximo será a los 70»). El ticket del turno que indica las 7,51 le lleva a esperar algo más de hora y media, algo que en sí no constituye un problema por dos motivos fundamentales: Jorge está de vacaciones y además lleva El infinito viajar, una reunión de ensayos de Claudio Magris sobre el sentido de los viajes.

Termina de rellenar el frasco de orina y sorprendido por la naturalidad con que las enfermeras recogen dichos frascos, da las gracias por la amabilidad con que ha sido atendido, sale del centro y cruza la acera para hacer la compra. Poca gente en el supermercado, aire acondicionado a mil, varias novedades y algún problema a la hora de pagar con la tarjeta de crédito.

Frente a la parada de bus Jorge compra la Repubblica, el periódico que lee cada viernes. Lo abre ya en el autobús. Hojea titulares de noticias de deportes, programas culturales del finde en la ciudad y un reportaje sobre el porno, que decidirá leerlo detenidamente en casa. Minutos después se sumerge en una noticia mayúscula: en la Calle Caffaro, un edificio de 9 plantas y 75 apartamentos, antigua residencia de ancianos y lugar vacío desde 2011, acoge desde hace pocos días a 89 inmigrantes. El piso 2 entero es un servicio de la Cruz Roja. La planta baja contiene un tablón de corcho donde se colocan las novedades sobre sanidad y derechos. Susanna Neuhold, la promotora de la iniciativa, dice que están recibiendo cientos de peticiones para ayudar. Cierto es que no faltan las polémicas y protestas, pero también es cierta la llegada de algunos vecinos que llaman a la puerta ofreciendo jabón, esponjas, cepillos de dientes y comida caliente.

Por hechos como estos, piensa Jorge, la vida merece ser vivida.

Emocionado por la noticia, se da cuenta de que tiene los brazos sudorosos («será el calor», intenta autoexcusarse no sabe bien de qué). Cuando levanta los ojos del periódico, se da cuenta de que el autobús ha hecho la parada habitual de la calle Caffaro. En ese momento piensa en El infinito viajar y en Magris

Compartir esto
  • Sin categoría

    El club de los cansacuerpos

    EL CLUB DE LOS CANSACUERPOS Mojacar 13 de agosto de 2019. Durante el ocio estival he podido refrendar como algunos de ...
  • Poesía Revista nª XXII

    Tambores

    Lejanos escuchamos los tambores que anuncian la catarsis. A hombros de gigantes transportados, a trancos sobrehumanos avanzan, avanzan contra el mundo. ...
  • Poesía Revista nª XXII

    La corza

      No sé si sabes que cuando erré la suma, saltó una corza en la ladera, nublando mi mirada para siempre. ...
  • Poesía Revista nª XXII

    Suicidas

    Como cuando sólo volaban los suicidas pero tus ojos eran alas incrustadas en mi espalda con un batido de plumas que ...
  • I Concurso Literario Poesía Revista nª XXII

    Terapias

    En el impasse menudo de tu risa donde el aleteo de tus ojos hiere de muerte al llanto. El hálito de ...
  • Poesía Revista nª XXII

    UNBIRTHDAY

    Al otro lado, las letras de mi tatuaje se mezclan y diluyen y forman un verso tuyo. Al otro lado, el ...
Cargar más publicaciones relacionadas
Cargar más publicaciones de Tahel
Cargar más en Cuento / Microrrelato

Dejar una respuesta

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Puede interesarte...

La primera guitarra

La primera guitarra parecía marrón de color madera, ...

Buscador

Ediciones de Revistas