Tambores

Lejanos escuchamos los tambores que anuncian la catarsis.
A hombros de gigantes transportados,
a trancos sobrehumanos
avanzan,
avanzan contra el mundo.

No precisan la fe para mover los montes,
que arrobados se inclinan a su paso;
los picos truncan,
amontonan las nubes,
estremecenn la tierra del trópico a la tundra.

Entre el temor y el gozo,
el fervor y el asombro,
sobrecogidos, expectantes
aguardamos en mitad de la tarde trastornada;
incendia el firmamento el fuego de sus ojos;
despliegan sus escalas las arpas del aguacero.

Vienen a por nosotros;
nos llamarán a todos por nuestros nombres;
no oirán nuestras plegarias,
nada podremos frente a su ímpetu indómito,
su urgencia irresistible.
Uno a uno seremos sometidos,
abiertos de punta a punta por sus lenguas llameantes,
arrebatados,
absorbidos hacia el delirio supremo,
hacia el tornado perpetuo del que nunca se regresa.

Aquí están, acudid;
sus trompas turbadoras nos convocan;
con sus mazas tremendas
aturden los sentidos,
baten los corazones,
redoblan las conciencias,
hacen salir a los muertos de sus tumbas.

Compartir esto
  • Poesía Revista nº XXIV

    Alumbramiento

    Sobre un mar de soledad y desamparo, sin olas ni recuerdos, antes que las primeras deidades conocidas habitaran un cosmos aún ...
  • Poesía Revista nº XXIV

    Adolescencia

    Anhelo de mil labios en mi estepa entornada, mi páramo estéril de sangre frustrada; y cuanta vida hubo, pétalo de feroz ...
  • Poesía Revista nº XXIV

    Rosales

    Se agitan los prados en la deshojada corona de nuestro antiguo rosal.   Y tu frente adamascada aglutina el infinito punto ...
  • Poesía Revista nº XXIV

    Mátame

    Por eso mátame ahora, mátame entera, sin piedad, sin pena, porque prefiero morir, desangrar lo que fui, sacrificar lo que soy, ...
  • Poesía Revista nº XXIV

    ¡Ya estás grande Maura!

      ¡Ya estás grande Maura! Ya tus pechos no son nuevos, y tu mirada de inocencia, no tiene casi nada. Tus ...
  • Poesía Revista nº XXIV

    Llorarle a las flores muertas

    Tengo la vida en pausa, ¿por qué no puedo gritar? Estoy tras una mampara de cristal agitando mis puños en gestos ...
Cargar más publicaciones relacionadas
  • Poesía Revista nº XXIV

    Alumbramiento

    Sobre un mar de soledad y desamparo, sin olas ni recuerdos, antes que las primeras deidades conocidas habitaran un cosmos aún ...
  • Poesía REVISTA nº XXIII

    Compras

    Hoy no vamos de compras. La proclama va de plaza en plaza, de heraldo a heraldo, de mar a mar. Tantos ...
  • Poesía Revista nª XXII

    Tambores

    Lejanos escuchamos los tambores que anuncian la catarsis. A hombros de gigantes transportados, a trancos sobrehumanos avanzan, avanzan contra el mundo. ...
Cargar más publicaciones de pedro
  • Poesía Revista nº XXIV

    Alumbramiento

    Sobre un mar de soledad y desamparo, sin olas ni recuerdos, antes que las primeras deidades conocidas habitaran un cosmos aún ...
  • Poesía Revista nº XXIV

    Adolescencia

    Anhelo de mil labios en mi estepa entornada, mi páramo estéril de sangre frustrada; y cuanta vida hubo, pétalo de feroz ...
  • Poesía Revista nº XXIV

    Rosales

    Se agitan los prados en la deshojada corona de nuestro antiguo rosal.   Y tu frente adamascada aglutina el infinito punto ...
  • Poesía Revista nº XXIV

    Mátame

    Por eso mátame ahora, mátame entera, sin piedad, sin pena, porque prefiero morir, desangrar lo que fui, sacrificar lo que soy, ...
  • Poesía Revista nº XXIV

    ¡Ya estás grande Maura!

      ¡Ya estás grande Maura! Ya tus pechos no son nuevos, y tu mirada de inocencia, no tiene casi nada. Tus ...
  • Poesía Revista nº XXIV

    Llorarle a las flores muertas

    Tengo la vida en pausa, ¿por qué no puedo gritar? Estoy tras una mampara de cristal agitando mis puños en gestos ...
Cargar más en Poesía

2 Comentarios


  1. Imagen de perfil de Sanchís

    Sanchís

    17 febrero, 2020 a las 1:11 pm

    ¡Qué maravilla!

    Contestar

  2. Imagen de perfil de SIGFRIDO VIGUERIA  ESPINOZA

    SIGFRIDO VIGUERIA ESPINOZA

    3 marzo, 2020 a las 4:30 am

    Un poema apocalíptico como nuestro contemporáneo mundo decantado en si mismo…te abrazo…felicidades…. Sigfrido Vigueria y Espinoza

    Contestar

Dejar una respuesta a SEGISMUNDO VIGUERIA Y ESPINOZA Cancelar respuesta

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Puede interesarte...

Alumbramiento

Sobre un mar de soledad y desamparo, sin ...

Buscador

Ediciones de Revistas