Suicidas

Como cuando sólo volaban

los suicidas

pero tus ojos eran

alas incrustadas en mi espalda

con un batido de plumas

que dejaba atrás el olvido.

Como cuando el océano

se hizo pequeño

y un enjambre de dudas

desgarró con furia

nuestro pecado.

¿Recuerdas?

Todo eso no era más

que una viga hecha pedazos,

un cielo de ese azul intenso

que desgarraba cualquier retina

con su humo polvoriento.

Nosotros, amor,

que ya vamos calmos

por las veredas,

que ya sabemos de miedos

y de olvidos,

de despedidas.

Nosotros,

que hemos encontrado

una calle bajo el influjo

de la rutina

y que de hablar sin un oído

conocemos de verdad

la lengua.

Hágase eterna

la vida sin lamento

de nuestra infinita hoguera.

Compartir esto
  • Poesía Revista nª XXII

    La corza

      No sé si sabes que cuando erré la suma, saltó una corza en la ladera, nublando mi mirada para siempre. ...
  • Poesía Revista nª XXII

    Suicidas

    Como cuando sólo volaban los suicidas pero tus ojos eran alas incrustadas en mi espalda con un batido de plumas que ...
  • Cuento / Microrrelato Revista nº XXI

    El Decantado

    En la decadente noche, quién más te cuida que el reproche. La memoria de lo acontecido infesta mi mente, mi alma ...
  • Poesía Revista número XIX

    Es la hora

    Cata que los gallos, según me parece, dicen que amanece. Anónimo (Siglo XV)   Negar la herejía siempre nos mantuvo inertes, ...
  • Poesía Revista número XV

    Agapetomía

    Le diste con todas tus fuerzas, al corazón tú lastimaste, nos diste traición cada día; maldita la hora, y ese instante ...
Cargar más publicaciones relacionadas
  • Poesía Revista nª XXII

    Suicidas

    Como cuando sólo volaban los suicidas pero tus ojos eran alas incrustadas en mi espalda con un batido de plumas que ...
  • I Concurso Literario Poesía Revista nª XXII

    Terapias

    En el impasse menudo de tu risa donde el aleteo de tus ojos hiere de muerte al llanto. El hálito de ...
  • Poesía Revista número XIX

    Es la hora

    Cata que los gallos, según me parece, dicen que amanece. Anónimo (Siglo XV)   Negar la herejía siempre nos mantuvo inertes, ...
Cargar más publicaciones de Fernando Cerro Pérez
  • Poesía Revista nª XXII

    Tambores

    Lejanos escuchamos los tambores que anuncian la catarsis. A hombros de gigantes transportados, a trancos sobrehumanos avanzan, avanzan contra el mundo. ...
  • Poesía Revista nª XXII

    La corza

      No sé si sabes que cuando erré la suma, saltó una corza en la ladera, nublando mi mirada para siempre. ...
  • Poesía Revista nª XXII

    Suicidas

    Como cuando sólo volaban los suicidas pero tus ojos eran alas incrustadas en mi espalda con un batido de plumas que ...
  • I Concurso Literario Poesía Revista nª XXII

    Terapias

    En el impasse menudo de tu risa donde el aleteo de tus ojos hiere de muerte al llanto. El hálito de ...
  • Poesía Revista nª XXII

    UNBIRTHDAY

    Al otro lado, las letras de mi tatuaje se mezclan y diluyen y forman un verso tuyo. Al otro lado, el ...
  • Poesía Revista nª XXII

    La maquina

    Como seguir ahogando los tropiezos inevitables del cada día. Siempre es mejor nunca hablar de ellos, Algunas veces solo vemos el ...
Cargar más en Poesía

Dejar una respuesta

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Puede interesarte...

Terapias

En el impasse menudo de tu risa donde ...

Buscador

Ediciones de Revistas