S.T.

 

Tenía miedo.

Miedo al galope cristalino de la despedida por sus mejillas. Miedo a un sucedáneo de amor que acabara por ser desvelo. Miedo al latir de sus gemidos, al despertar de sus batallas y a correr desesperado por encima de los adoquines para no perder de vista la estela de sus cigarros.

Miedo a soñar.

Con ella.

 

Otra vez.

Al terminar de mi locura.

Al fino de tus labios.

Miedo al regocijo de las campanas doblándose, pero no por ti.

Muriéndose, pero no por ti.

Miedo a matar monstruos por tus caderas, levantar entrañas por tu culo y a joder cascadas por tus mejillas.

Miedo a un despertar crónico en tu ausencia, a llover besando y que no te rías de mi dislexia. Miedo a que te esfumes, a que me fumes porque “ya hace tiempo que compraste de liar y no de líos”, a que te escondas y no sea un juego.

A que aparezcas y no sea enserio.

A las curvas autóctonas de tu ombligo, a las recíprocas de mis sonrisas.

Miedo al amor y a cada uno de sus clichés.

Miedo a mirarte y a desnudarte.

A vacilar con las borracheras por unos simples besos de ron.

A encontrarte y evidenciarte.

A proclamarte tormenta y rechazarte con calma.

Hartarte de química e imaginarte con magia.

A la goma de tus zapatos…

 

 

Compartir esto
Cargar más publicaciones relacionadas
  • Poesía Revista número XII Sin categoría

    S.T.

      Tenía miedo. Miedo al galope cristalino de la despedida por sus mejillas. Miedo a un sucedáneo de amor que acabara ...
Cargar más publicaciones de S. Tañá
Cargar más en Poesía

Dejar una respuesta

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Buscador

Ediciones de Revistas