Lumpen suave

Cuando me levante ahora
va a haber algunos cambios,
porque un consejo de sabios
ayer me llamó la atención.

Ahora cuando me levante
van a llegar operarios:
un senegalés y un sicario
que conocí en Lavapiés.

Los conocí porque andaba,
por no quedarme parado;
que si me quedo callado
vuelvo a escuchar al fantasma.

Ellos también me contaron
las mierdas que les pasaban:
la historia nos hermanaba
y entonces nos dio por llorar.

Uno quería dar cariño
(cansado ya de matar),
el otro buscaba algún sitio
que recordase a un hogar.

Tal vez echarnos al monte,
tal vez montarnos un bar.
Si eso vida retirada
o un sacrificio animal.

Antes de llegar el día
dimos con la solución:
hay que agarrarse a la vida,
no hay que vivir del amor.

Entonces nos separamos,
sintiéndonos igual de mal.
Y yo que dormía en tu cama
me fui a dormir donde Adrián.

Compartir esto
Cargar más publicaciones relacionadas
  • Poesía Revista número XVI

    Lumpen suave

    Cuando me levante ahora va a haber algunos cambios, porque un consejo de sabios ayer me llamó la atención. Ahora cuando ...
Cargar más publicaciones de Ernesto
Cargar más en Poesía

Dejar una respuesta

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Buscador

Ediciones de Revistas