Lumpen suave

Cuando me levante ahora
va a haber algunos cambios,
porque un consejo de sabios
ayer me llamó la atención.

Ahora cuando me levante
van a llegar operarios:
un senegalés y un sicario
que conocí en Lavapiés.

Los conocí porque andaba,
por no quedarme parado;
que si me quedo callado
vuelvo a escuchar al fantasma.

Ellos también me contaron
las mierdas que les pasaban:
la historia nos hermanaba
y entonces nos dio por llorar.

Uno quería dar cariño
(cansado ya de matar),
el otro buscaba algún sitio
que recordase a un hogar.

Tal vez echarnos al monte,
tal vez montarnos un bar.
Si eso vida retirada
o un sacrificio animal.

Antes de llegar el día
dimos con la solución:
hay que agarrarse a la vida,
no hay que vivir del amor.

Entonces nos separamos,
sintiéndonos igual de mal.
Y yo que dormía en tu cama
me fui a dormir donde Adrián.

Compartir esto
Cargar más publicaciones relacionadas
  • Poesía Revista número XVI

    Lumpen suave

    Cuando me levante ahora va a haber algunos cambios, porque un consejo de sabios ayer me llamó la atención. Ahora cuando ...
Cargar más publicaciones de Ernesto
  • Poesía Revista número XVI

    El encuentro

    La baraja no pertenece al camino a voluntad  de los deseos. Se cita el paso con un momento en Relación. Se ...
  • Poesía Revista número XVI

    En tierra firme

    Descolgando átomos de Tierra fértil con una nueva geometría   Estirando el paisaje Alejado del polvo sin melodía   Se atrapa la ...
  • Poesía Revista número XVI

    Lumpen suave

    Cuando me levante ahora va a haber algunos cambios, porque un consejo de sabios ayer me llamó la atención. Ahora cuando ...
  • Poesía Revista número XV

    La lógica perdida

    La lógica ha perdido su opinión, se ha desviado de su forma de pensar, se ha enfocado en encontrar más información, ...
  • Poesía Revista número XV

    Magia cotidiana

      Ellos usan cartas, ellos usan pañuelos y algunos otros elementos. Ellos también usan el cuerpo para transformar todo lo que ...
  • Poesía Revista número XV

    El joven de la rosa blanca

        Una noche emprendí un viaje, sediento de amor llevé conmigo, la desazón como un ropaje, y un ansia culinaria ...
Cargar más en Poesía

Dejar una respuesta

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Buscador

Ediciones de Revistas