Lugar de Encuentro

En la pequeña curva

de tu nombre

encontré refugio.

Se abre

cada tarde,

y deja que el ámbar

sea luna.

 

Los pájaros

juegan en tu nido.

Algunas veces,

los gatos salvajes

te devoran,

y ya eres tú también

uno de ellos.

 

Tu casa abandonada

está en la montaña,

en la cima del frío.

A veces vuelves

con tu literatura nueva.

 

Yo fui de los pájaros

que juegan en tu nido, yo soy tu casa,

la que se abre cada tarde

para que la luna

sea ámbar.

 

Estoy

en la curva de tu nombre,

esperando que vuelvas

a mi nombre.

 

Beatriz Osornio Morales.

Compartir esto
Cargar más publicaciones relacionadas
  • Poesía Revista nº XXI

    Lugar de Encuentro

    En la pequeña curva de tu nombre encontré refugio. Se abre cada tarde, y deja que el ámbar sea luna.   ...
Cargar más publicaciones de Beatriz Osornio Morales
Cargar más en Poesía

Dejar una respuesta

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Buscador

Ediciones de Revistas