El joven de la rosa blanca

 

 

Una noche emprendí un viaje,

sediento de amor llevé conmigo,

la desazón como un ropaje,

y un ansia culinaria de castigo.

 

Cabizbajo crucé con calma,

colinas, mares, monte y ríos,

soportando sobre la espalda,

la crudeza irredenta del hastío.

 

Al precipitarse trémula la noche,

cobarde atracaba una fe ilusoria,

y un dolor convertido en reproche,

por la congoja de un ser sin historia.

 

Pero una Lunecida tarde llegué a ver,

ya cansado un remoto desvío,

la razón negada de mi ser,

en las gotas suaves del rocío.

 

Aprensivo caminé disfrazado,

sudor de hierro sangraba mi frente,

tronaba impasible un cielo nublado,

como un eco senil y estridente.

 

Tras de mí la absoluta nada,

a los costados impregnado el dolor,

mas enfrente, en silencio e inmaculada,

la luz boreal descubriendo una flor.

 

Y luego comprendí que mi viaje,

no se trataba de encontrar un camino,

sin importar el disfraz o el ropaje,

la rosa siempre estaría conmigo.

 

 

 

 

 

 

Compartir esto
Cargar más publicaciones relacionadas
  • Poesía Revista número XV

    El joven de la rosa blanca

        Una noche emprendí un viaje, sediento de amor llevé conmigo, la desazón como un ropaje, y un ansia culinaria ...
Cargar más publicaciones de Sebasti@n
Cargar más en Poesía

Dejar una respuesta

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Buscador

Ediciones de Revistas